chocolate_slavery_main

La esclavitud en la industria del chocolate

El chocolate es un producto derivado del grano del cacao, el cual se cultiva principalmente en las regiones tropicales del África occidental y América Latina. Al grano del cacao se le conoce popularmente como cacao, por lo tanto utilizaremos dicho término a lo largo de este escrito. Los países del África occidental suministran más del 70% del cacao que se comercializa en el mundo. [1] El cacao producido por estos países se vende a una cantidad diversa de compañías chocolateras; entre ellas, algunas de las compañías más grandes del mundo.

En años recientes varias organizaciones y periodistas han denunciado el uso extendido de la mano de obra infantil, y en algunos casos de la esclavitud, en las plantaciones de cacao del África occidental. [2,3] A partir de entonces, la industria chocolatera se ha vuelto cada vez más hermética y ha puesto trabas no solo a que los reporteros puedan ingresar libremente a las plantaciones en las que aun se comenten violaciones a los derechos humanos sino también a la difusión de esta información al público. En 2004, por ejemplo, un periodista fue secuestrado y hasta la fecha sigue en paradero desconocido.[4] Más recientemente, tres periodistas de un diario fueron detenidos por autoridades del gobierno de Costa de Marfil tras haber publicado un artículo en el que exponían la corrupción del gobierno en relación con la industria del cacao.[5] Las plantaciones del África occidental suministran cacao a compañías internacionales tan grandes como Hershey’s, Mars y Nestlé, lo cual pone en evidencia el vínculo directo de esta industria con la explotación de la mano de obra infantil, el tráfico de seres humanos y la esclavitud.

chocolate_content1Las peores formas de la explotación del trabajo infantil 

En el África occidental, el cacao es un producto agrícola que se cultiva principalmente para fines de exportación. Con el crecimiento de la industria chocolatera a través de los años también ha aumentado la demanda de cacao barato. Hoy en día, los productores de cacao a duras penas pueden ganarse la vida con la venta de los granos de cacao, y con frecuencia recurren al uso de la mano de obra infantil a fin de que sus precios se mantengan competitivos.

Los niños del África occidental viven sumidos en una inmensa pobreza y la mayoría de ellos comienza a trabajar a una edad muy temprana para ayudar a sus familias. Algunos niños terminan en las plantaciones de cacao porque necesitan el trabajo y porque les dicen que la paga es buena. Otros niños son “vendidos” a los traficantes o a los dueños de las plantaciones por sus propios familiares. También se ha documentado que los traficantes recurren con frecuencia al secuestro de muchachos jóvenes en pequeños poblados de países vecinos, como Burkina Faso o Mali.[3]

Una vez que han llegado a las plantaciones de cacao, es posible que estos niños no vean a sus familias durante muchos años o quizás nunca más. Cuando es un familiar quien lleva a un niño a una plantación ,recibe por este una suma de dinero, ya sea por adelantado o al cumplirse el plazo de trabajo acordado. Por desgracia, los familiares no están concientes de que los niños estarán expuestos a un ambiente de trabajo peligroso y privados de recibir educación.

La mayoría de estos niños están en edades comprendidas entre los 12 y los 16 años, aunque se ha podido filmar a niños de hasta siete años de edad trabajando en las plantaciones.[3] Algunos solo se quedan unos cuantos meses mientras que otros acaban trabajando en las plantaciones hasta convertirse en adultos.

La jornada laboral de un niño se inicia al amanecer y acaba al anochecer. Los niños se suben a los cacaoteros a cortar las vainas con un machete. Estos pesados machetes son afilados y peligros, y constituyen la herramienta básica de los niños en los cacaotales. Una vez que las vainas han sido cosechadas, los niños las recogen en grandes sacos y las llevan o arrastran en medio del bosque. “Algunos de los sacos eran más grandes que yo. Hacían falta dos personas para colocar el saco sobre mi cabeza. Y si no te apurabas, ellos te golpeaban”.[2] – Aly Diabate, un antiguo esclavo del cacao.

Para extraer los granos de cacao, los niños sostienen las grandes vainas en una mano, mientras que con la otra las rajan con un golpe de machete y terminan de abrirlas con la punta del instrumento. Con cada golpe del machete estos niños corren el riesgo de cortarse gravemente sus dedos o su mano. Prácticamente todos los niños tienen cicatrices en las manos, los brazos, las piernas o los hombros causadas por accidentes con el machete.

Además de los peligros que conlleva el uso del machete, es común que estos niños también estén expuestos a los productos agroquímicos que se utilizan en las plantaciones de cacao del África occidental.[3] Las zonas tropicales, como Costa de Marfil, albergan altas poblaciones de insectos y se opta por rociar las vainas con grandes cantidades de agroquímicos industriales. Niños de tan solo 12 años rocían las vainas con estos peligrosos productos sin contar con ningún equipo protector.[6]

Es común que los dueños de las plantaciones alimenten a estos niños con los alimentos más baratos que puedan comprar, como pasta de maíz y bananos.[2] En algunos casos, los niños duermen sobre planchas de madera en pequeñas edificaciones carentes de ventanas, agua potable o servicios sanitarios.[2] Estos niños pueden vivir bajo tales condiciones durante muchos meses o incluso años.[2,3,7]

La mayoría de estos niños no puede asistir a la escuela mientras trabaja, lo cual es una violación de las normas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en relación con el trabajo infantil.[2,3,7] Privar a estos niños del acceso a la educación tiene muchas consecuencias que afectan sus vidas en el corto y el largo plazo. Los niños de las plantaciones de cacao tienen poca esperanza de romper el ciclo de la pobreza.

La esclavitud 

En años recientes se han documentado casos en los que tanto niños como adultos fueron retenidos contra su voluntad y obligados a trabajar en las plantaciones de cacao. Aunque el término “esclavitud” puede enmarcarse dentro de una variedad de contextos históricos, la esclavitud practicada en la industria del cacao implica violaciones a los derechos humanos semejantes a las que se cometen con otras formas de esclavitud en el mundo.

chocolate_content3Algunos casos involucran actos de violencia física, como recibir azotes por no trabajar con rapidez o por tratar de escapar.[2]También se han documentado casos en los que tanto niños como adultos fueron encerrados durante la noche para que no pudieran huir. Aly Diabate, un antiguo esclavo del cacao, contó lo siguiente a los reporteros: “Las palizas formaban parte de mi vida. Vi a otros que trataron de escapar. Cuando lo intentaron les dieron una buena tunda”.[2] Drissa, un esclavo del cacao recientemente liberado que jamás había siquiera probado el chocolate, sufrió una experiencia similar, y cuando le preguntaron lo que le diría a las personas que comen chocolate producido con mano de obra esclava, él respondió que la gente disfruta de algo que a él le causó sufrimiento producir, y añadió: “Cuando la gente come chocolate, está comiendo mi propia carne”.[8]

¿Es posible producir chocolate sin mano de obra esclava? 

Hasta la fecha se ha logrado relativamente poco para reducir y eliminar la explotación de la mano de obra infantil y la esclavitud en la industria del cacao en el África occidental. Los gobiernos de Ghana y de Costa de Marfil carecen de los recursos necesarios para investigar y enjuiciar adecuadamente a quienes infringen las leyes internacionales sobre el trabajo. Estos gobiernos al menos han aceptado esforzarse para eliminar lo que la OIT llama “las peores formas de trabajo infantil”. Estas se definen como aquellas prácticas que “puedan dañar la salud, la seguridad o la integridad moral de los niños” e incluyen el uso de “herramientas peligrosas” y cualquier trabajo que “interfiera con la educación”.[7] En la actualidad, la inmensa mayoría de los niños que trabaja en las plantaciones de cacao de África occidental sufre cada día “las peores formas de trabajo infantil”.

A pesar de su responsabilidad por contribuir a la explotación de la mano de obra infantil, la esclavitud y el tráfico de seres humanos, la industria del chocolate no ha dado pasos significativos para solucionar el problema. Crear alianzas y juntas de vigilancia pueden proyectar una buena imagen ante el público, pero no hacen más que ocultar el hecho de que esta industria tiene el poder para acabar con la explotación de la mano de obra infantil y el trabajo esclavo si tan solo pagara un precio justo a los productores de cacao.

También se han hecho llamados a la industria del chocolate para que desarrolle y financie programas dirigidos a rescatar y rehabilitar a los niños que han sido vendidos a las plantaciones de cacao. Hasta la fecha, la industria del chocolate no se ha comprometido a desarrollar programas de ese tipo.[9]

chocolate_content2¿Tiene algún valor la información en las etiquetas del chocolate? 

Aparte de la masiva producción en el África occidental, una cantidad considerable de cacao se cultiva también en América Latina. Es aquí donde se origina la mayor parte del cacao orgánico.[10] Hasta el momento no se han documentado casos de explotación de mano de obra infantil o de esclavitud en esas plantaciones de cacao. Si bien es posible que tales prácticas pudieran emplearse en algunas plantaciones de América Latina, es poco probable que así sea y ciertamente no estarían tan extendidas como en el África occidental.

La verdad es que, al presente, los consumidores no tienen forma de saber con certeza si la explotación de la mano de obra infantil o el trabajo esclavo mediaron en la producción del chocolate que compran. En la actualidad, las barras de chocolate se ofrecen con una gran variedad de etiquetas, tales como “Certificación de Comercio Justo”, sin embargo, ningún tipo de etiqueta puede garantizar que el chocolate se produjo sin la explotación de mano de obra. Los fundadores del proceso de certificación del comercio justo tuvieron que suspender en 2010 a varios de sus proveedores en el África occidental ante la evidencia de que estaban utilizando mano de obra infantil.[3]

Algunos gobiernos y ONG han creado diversos programas dirigidos a enfrentar las causas primordiales de “las peores formas de trabajo infantil” y de la esclavitud en África occidental. Sin embargo, el éxito de dichos esfuerzos dependerá en gran medida de que la industria del chocolate les dé o no un apoyo sincero.

Recomendaciones

Es importante ofrecer opciones a las personas para que estas puedan tomar decisiones tendientes a hacer lo que está sus manos para no contribuir a las injusticias y a la crueldad vinculadas a la industria alimentaria. Este es un tema sobre el que es muy difícil informarse a cabalidad ya que los abusos más graves suceden al otro lado del mundo. Sin embargo, eso no significa que nuestra responsabilidad sea menor puesto que el chocolate es ciertamente un lujo (aunque algunos piensen lo contrario) y no una necesidad básica como lo son las frutas y las verduras. Al considerar todos estos aspectos y al examinar la investigación disponible, F.E.P recomienda en este momento que las personas no compren ningún chocolate que se haya producido en zonas del África occidental, que es donde la esclavitud infantil está más difundida.

Repasen nuestra lista de chocolates veganos para comprobar cuáles se encuentran en las categorías de “recomendados” y “no recomendados”.

Referencias:

[1] World Cocoa Foundation: Cocoa Market Update. March 2012 http://worldcocoafoundation.org/wp-content/uploads/Cocoa-Market-Update-as-of-3.20.2012.pdf (2/7/13)

[2] Raghavan S. and Chatterjee S. “A Taste of Slavery.” 2001. Knight Ridder Newspapers.http://vision.ucsd.edu/~kbranson/stopchocolateslavery/atasteofslavery.html (7/25/10)

[3] “Tracing the bitter truth of chocolate and child labour.” BBC/Panorama. 2010.http://news.bbc.co.uk/panorama/hi/front_page/newsid_8583000/8583499.stm (7/25/10)

[4] Guy-André Kieffer. “Franco-Canadian Journalist Killed by First Lady’s Security Guards.” RFI English. 2009. (8/8/10) http://www.rfi.fr/actuen/articles/115/article_4453.asp

[5] “Ivory Coast Cocoa Story Journalists Face Trial.” Reuters. http://www.trust.org/trustlaw/good-governance/news-and-analysis/detail.dot?id=1e343476-c0b6-4967-8fc5-979622f55165 (8/8/10)

[6] L. Diane Mull, BSb EDa and Steven R. Kirkhorn, MD, MPHb. “Child Labor in Ghana Cocoa Production: Focus upon Agricultural Tasks, Ergonomic Exposures, and Associated Injuries and Illnesses.” Public Health Rep. 2005 Nov-Dec; 120(6): 649-656. PMCID: PMC1497785 Copyright © 2005 Association of Schools of Public Healthhttp://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1497785/ (8/5/10)

[7] Convention 182: “Convention Concerning the Prohibition and Immediate Action for the Elimination of the Worst Forms of Child Labour.” 1999. International Labour Organization (ILO)http://www.ilo.org/public/english/standards/relm/ilc/ilc87/com-chic.htm (7/25/10)

[8] Karlee Sapoznik. “When People Eat Chocolate, They Are Eating My Flesh”: Slavery and the Dark Side of Chocolate. 2010. http://activehistory.ca/2010/06/%E2%80%9Cwhen-people-eat-chocolate-they-are-eating-my-flesh%E2%80%9D-slavery-and-the-dark-side-of-chocolate/ (8/3/10)

[9] “Broken Hearts: A Review of Industry Efforts to Eliminate Child Labor in the Cocoa Industry.” 2010. International Labor Rights Forum. http://www.laborrights.org/sites/default/files/publications-and-resources/BrokenHearts2010.pdf (7/24/10)

[10] “Newman’s Own Organic.” Sourcing of Chocolate.http://www.newmansownorganics.com/food_ccookies.html (8/27/10)

FOOD EMPOWERMENT PROJECT BUSCA CREAR UN MUNDO JUSTO Y SUSTENTABLE AL DEMOSTRAR EL PODER QUE CADA PERSONA TIENE CUANDO ESCOGE SUS ALIMENTOS