Enfermedades dietéticas

Si bien la enfermedad coronaria y la diabetes pueden tener distintas causas, la evidencia científica surgida de los estudios dietéticos relaciona el consumo de productos de origen animal con estas mortales enfermedades. En otras investigaciones se ha correlacionado el consumo de alimentos veganos (de origen vegetal) con un menor riesgo de sufrir enfermedad cardiaca, diabetes y una amplia variedad de otros trastornos crónicos y debilitantes.[1] Mejorar la dieta puede ser algo muy sencillo para algunas personas que tan solo tienen que decidirse a consumir alimentos sanos. Para otras personas, sin embargo, esto puede resultar todo un reto, especialmente si viven en lugares en los que tienen acceso limitado o alimentos sanos, como verduras frescas y granos integrales, o no tienen acceso a ellos del todo.

Más de un tercio de los adultos en los Estados Unidos presentan alguna forma de enfermedad cardiovascular,[2] la cual constituye la principal causa de muerte en este país, y un 8.3 por ciento de la población sufre de diabetes tipo 2.[3] Los adultos que padecen diabetes también están en riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular. Un 65 por ciento de quienes sufren de diabetes muere de enfermedad cardiaca o de derrame cerebral. Los hábitos dietéticos poco sanos y la falta de actividad física ejercen un papel muy importante en el desarrollo y progreso de la enfermedad cardiaca y de la diabetes tipo 2.

El número de personas que sufre y muere debido a la enfermedad cardiaca y a la diabetes tipo 2 es aún más impactante entre las poblaciones de minorías. Una encuesta realizada a nivel nacional por la Oficina de Salud de las Minorías y auspiciada por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos mostró que “los estadounidenses de origen mexicano tienen casi el doble de probabilidad de que un médico les diagnostique diabetes en comparación con los blancos no hispanos”.[4] También se ha demostrado que los adultos afroamericanos tienen el doble de probabilidad de recibir un diagnóstico de diabetes de un médico que los adultos blancos “no hispanos”, y que dicha probabilidad se triplica entre los hawaianos nativos y los originarios de otras islas del Pacífico en relación con los adultos blancos.[5][6] Los indígenas americanos, los afroamericanos e hispanos que sufren de diabetes también mueren más pronto que los diabéticos blancos (los asiáticos en conjunto son el único grupo que vive más tiempo que los blancos). La tasa de mortalidad debida a la diabetes entre los afroamericanos es de 39.5 por cada 100,000; una incidencia mayor que el doble de la tasa de diabetes entre personas blancas.[7] Una posible causa para explicar esta diferencia es que las comunidades de minorías tienen una mayor probabilidad de encontrarse en los desiertos alimentarios, que consisten en áreas geográficas cuyos habitantes tienen un acceso limitado o inexistente a alimentos sanos y a precios cómodos debido a la ausencia de tiendas de abarrotes localizadas a una distancia de viaje conveniente.

La dieta y la enfermedad cardiaca

disease1Aunque la dieta juega un papel en muchos tipos de enfermedad cardiaca, es la enfermedad arterial coronaria la que sufre un mayor efecto de los hábitos alimentarios de las personas. El colesterol sanguíneo elevado, el exceso de colesterol dietético, las grasas saturadas, la presión sanguínea elevada y el fumar son todos factores que dañan la pared arterial. El cuerpo coloca parches en las paredes de las arterias dañadas para intentar repararlas, pero debido al daño crónico, los residuos celulares se acumulan y se dividen conforme se van añadiendo más capas. Estos residuos obstruyen las arterias y reducen el flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno al corazón (lo que resulta en un ataque cardiaco) o al cerebro (lo que causa un derrame cerebral).[8]

Debido a que el 25 por ciento del colesterol sanguíneo proviene de la dieta, las personas pueden reducir enormemente este daño al consumir alimentos que no contienen colesterol. En tanto que todos los productos de origen animal contienen colesterol, aquellos de origen vegetal carecen naturalmente de él. En los Estados Unidos, una persona promedio consume más de 200 libras (90.7 kg) de carne al año, lo que constituye un factor muy importante en la alta incidencia de enfermedades cardiacas.[9] Además de grandes cantidades de colesterol dietético, la carne y otros productos de origen animal también contienen grandes cantidades de grasas saturadas que elevan los niveles de colesterol sanguíneo. De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, “las grasas saturadas y las grasas trans elevan el colesterol sanguíneo. El colesterol dietético también eleva el colesterol sanguíneo. Un nivel alto de colesterol sanguíneo es un factor de riesgo muy importante en la incidencia de la enfermedad cardiaca coronaria causante de ataques cardiacos y también aumenta el riesgo de sufrir un derrame cerebral”.[10]

Debido a que el colesterol no se disuelve en la sangre, el cuerpo utiliza las lipoproteínas para transportar el exceso hacia las células y fuera de ellas. Un valor alto de HDL (Lipoproteína de Alta Densidad, por sus siglas en inglés) en sangre se considera bueno ya que el HDL limpia la sangre del colesterol y de las grasas. Valores elevados de LDL (Lipoproteína de Baja Densidad, por sus siglas en inglés) pueden representar un problema pues indican que existe un exceso de colesterol en la sangre que podría llegar a bloquear las arterias. Tener bajos niveles de HDL (menos de 40 mg/dL) también eleva el riesgo de sufrir obstrucción arterial. El valor óptimo de LDL varía de acuerdo con su estado de salud. Un médico puede ordenar que le hagan un examen rutinario de sangre para determinar cuál es su nivel de colesterol.[11]

En algunas personas, el colesterol en sangre parece mantenerse a un nivel saludable sin importar lo que coman. En cualquier discusión que surja en relación con la enfermedad cardiaca, todo el mundo parece conocer a una de esas personas que come lo que quiere, tiene 85 años y aún sale a hacer caminatas de tres millas (5 km) todas las mañanas. La explicación a esto es que existen algunas personas cuyo organismo tiene una mayor capacidad para metabolizar las grasas saturadas y el colesterol de los alimentos. Sin embargo, incluso si usted no fuera ese tipo de persona, todavía tiene la capacidad de controlar fácilmente su nivel de colesterol y reducir dramáticamente su riesgo de padecer enfermedad cardiaca si consume una dieta vegana.

La dieta y la diabetes

Lab DetailLa diabetes tipo 2 se conocía originalmente como “diabetes del adulto” porque hasta hace apenas dos décadas eran casi desconocidos los casos de esta enfermedad entre personas menores de 40 años. Sin embargo, en la actualidad son cada vez más frecuentes los casos de adolescentes a quienes les diagnostican diabetes tipo 2. [12] Los expertos médicos consideran que de un 90 a un 95 por ciento de todos los casos de diabetes que se diagnostican corresponde a la diabetes tipo 2.[13]

Existe una fuerte correlación entre la diabetes tipo 2 y el sobrepeso. Cerca de un 80 por ciento de las personas que desarrollan esta enfermedad son obesas.[14] Esto se debe a que la capacidad del organismo para balancear el azúcar con la insulina se reduce conforme el peso de una persona aumenta hasta sobrepasar un nivel saludable, lo cual hace que las células se hagan resistentes a la insulina. Por lo tanto, la ingestión de una dieta con altos contenidos de grasas saturadas y trans aumenta el riesgo de padecer de la enfermedad cardiaca y de diabetes. Casi el 65 por ciento de las personas que padecen diabetes en los Estados Unidos morirá de enfermedad cardiaca. Los diabéticos a menudo sufren complicaciones graves de la salud, tales como insuficiencia renal, ceguera, daño neurológico y reducción del flujo sanguíneo a las extremidades inferiores lo que puede llevar a la amputación de pies y piernas.[15][16]

Mejoras alimenticias, pérdida de peso y ejercicio son todos esenciales para prevenir el comienzo de lleno de la diabetes, que puede ocurrir dentro de los primeros 5 años de ser diagnosticado con prediabetes.[17]  Para prevenir que esto suceda es esencial realizar mejoras en la dieta, perder peso y hacer ejercicio.[18] La buena noticia es que los diabéticos y prediabéticos pueden evitar, controlar o incluso revertir la diabetes a través de la dieta.[18] Esto se puede lograr si se eliminan los alimentos procesados sumamente refinados, los bocadillos cargados de azúcar y las grasas trans, y al mismo tiempo se aumenta el consumo de alimentos ricos en fibras de origen vegetal, como los granos integrales, las verduras y las nueces, que contienen muy pocas grasas saturadas y carecen de colesterol.[19]

Comer para mantener la salud

La posición oficial de la Asociación Americana de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés), la mayor organización mundial que agrupa a profesionales de los alimentos y de la nutrición, es que las dietas vegana y vegetariana son saludables y “pueden contribuir a prevenir y a tratar enfermedades crónicas como la enfermedad cardiaca, el cáncer, la obesidad y la diabetes”.

De acuerdo con ADA, “Las dietas vegetarianas tienden a aportar menos grasa saturada y colesterol en tanto aportan mayores cantidades de fibra dietética, magnesio y potasio, vitaminas C y E, folato, carotenoides, flavonoides y otros compuestos fitoquímicos. Estas diferencias tal vez expliquen algunas de las ventajas que experimentan aquellos que siguen una dieta vegetariana variada y equilibrada con respecto a su salud”. El informe también afirma que las dietas a base de plantas son adecuadas para personas de todas las edades y niveles de actividad, lo que incluye a las mujeres embarazadas y a las madres lactantes, a los bebés, los niños, los adolescentes y a los atletas.[20]

Existe una cantidad considerable de evidencias científicas que respaldan el apoyo que ADA ha dado a consumir una dieta vegana y vegetariana para mantenerse saludables y combatir las enfermedades. Por ejemplo, el doctor Caldwell Esselstyn, un relevante cirujano en la Clínica Cleveland, inició un estudio en 1985 con el que llegó a probar que una dieta baja en grasas y a base de plantas podía reducir significativamente los niveles del colesterol sanguíneo de una persona en un promedio de más de 100 mg/dL y despejar las arterias.[21]

Alimentos para el pensamiento

Sin importar de qué forma se baraje la información, lo que queda claro es que la enfermedad coronaria y la diabetes derivan de los mismos factores de riesgo: consumir productos de origen animal y alimentos procesados, el aumento mórbido de peso y la falta de ejercicio. Las personas pueden reducir de forma significativa los factores de riesgo de estas enfermedades si toman decisiones que les permitan vivir una vida saludable.

Tal vez usted crea que va a ser muy difícil para usted cambiar lo que come por las repercusiones que eso pueda tener sobre su estado de ánimo, su salud y sus circunstancias económicas y sociales, y el hecho de vivir en un desiertos alimentarios puede empeorar esa dificultad. Sin embargo, lo que usted coma tiene el efecto de prevenir o reducir su riesgo de padecer enfermedades dietéticas y una muerte prematura, y es por esta razón que elegir una dieta a partir de plantas puede ser realmente una experiencia afirmadora, sanadora y que incluso le puede salvar la vida.

Referencias

[1] Ogden, Cynthia L., Carroll, Margaret D., et al. “Obesity Among Adults in the United States.” Centers for Disease Control, Division of Health and Nutrition Examination Surveys. 2007.http://www.cdc.gov/nchs/data/databriefs/db01.pdf (4/04/11)

[2] “Heart Disease and Stroke Statistics—2013 Update: A Report From the American Heart Association.” American Heart Association, Inc. 2012 http://circ.ahajournals.org/content/127/1/e6.full.pdf+html (11/05/13)

[3] “Diabetes Statistics.” American Diabetes Association. http://www.diabetes.org/diabetes-basics/diabetes-statistics/?utm_source=WWW&utm_medium=DropDownDB&utm_content=Statistics&utm_campaign=CON#%22(11/05/13)

[4] “Diabetes and Hispanic Americans.” The Office of Minority Health. 2010.http://minorityhealth.hhs.gov/templates/content.aspx?lvl=2&lvlID=54&ID=3324 (11/05/13)

[5] “Diabetes and African Americans.” The Office of Minority Health. 2009. http://minorityhealth.hhs.gov/templates/content.aspx?lvl=2&lvlID=51&ID=3017 (11/05/13)

[6] “Diabetes and Native Hawaiians/Pacific Islanders.” The Office of Minority Health. 2012. https://minorityhealth.hhs.gov/templates/content.aspx?lvl=3&lvlID=5&ID=8609 (11/05/13)

[7] “Office of Minority Health.” U.S. Department of Health and Human Services. Retrieved 8/23/17 from https://minorityhealth.hhs.gov/omh/content.aspx?lvl=3&lvlID=5&ID=3017

[8] Ornish, Dean. Dr. Dean Ornish’s Program for Reversing Heart Disease: The Only System Scientifically Proven to Reverse Heart Disease Without Drugs or Surgery. Ivy Books: 1995. p. 80. (5/18/11)

[9] Adler, Ben. “Are Cows Worse Than Cars?. “The American Prospect. December 3, 2008http://prospect.org/cs/articles?article=are_cows_worse_than_cars (5/18/11)

[10] “Why Cholesterol Matters.” American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/Cholesterol/WhyCholesterolMatters/Why-Cholesterol-Matters_UCM_001212_Article.jsp (4/12/13)

[11] “Good vs. Bad Cholesterol.” American Heart Association. May 2, 2011.http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/Cholesterol/AboutCholesterol/Good-vs-Bad-Cholesterol_UCM_305561_Article.jsp (5/18/11)

[12] Reinehr, Thomas. “Type 2 Diabetes Mellitus in Children and Adolescents.” World Journal of Diabetes. 2013. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3874486/ (8/24/17)

[13] “Fast Facts, Data and Statistics About Diabetes.” American Diabetes Association. 2013. http://professional.diabetes.org/admin/UserFiles/0%20-%20Sean/FastFacts%20March%202013.pdf (11/05/13)

[14] Bloomgarden, Z. “American Diabetes Association Annual Meeting, 1999: diabetes and obesity.” Diabetes Care v. 23, p. 118–124, 2000. http://care.diabetesjournals.org/content/25/2/358.full#ref-3(5/18/11)

[15] “The Link Between Diabetes and Cardiovascular Disease.” National Diabetes Education Program. 2007. Retrieved 3/21/2013 from http://ndep.nih.gov/media/CVD_FactSheet.pdf

[16] “Cardiovascular Disease and Diabetes.” American Heart Association. 2012. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/Diabetes/WhyDiabetesMatters/Cardiovascular-Disease-Diabetes_UCM_313865_Article.jsp (11/05/13)

[17] “About Prediabetes & Type 2 Diabetes.” Centers for Disease Control. 2017. https://www.cdc.gov/diabetes/prevention/prediabetes-type2/index.html (11/9/17)

[18] Barnard, Neal. Dr. Neal Barnard’s Program for Reversing Diabetes: The Scientifically Proven System for Reversing Diabetes without Drugs. Rodale Books: 2008. (5/11/11)

[19] “Metabolic syndrome: Insulin resistance syndrome; Syndrome X.” PubMed Health. April 19, 2010. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0004546/ (5/18/11)

[20] “Appropriate Planned Vegetarian Diets Are Healthful, May Help in Disease Prevention and Treatment, American Dietetic Association.” American Dietetic Association. July 01, 2009.http://www.eatright.org/Media/content.aspx?id=1233 (5/11/11)

[21] Esselstyn, Caldwell. Prevent and Reverse Heart Disease: The Revolutionary, Scientifically Proven, Nutrition-Based Cure. Avery Trade: 2008. (5/11/11)

(English)

Upcoming Events

<< Feb 2018 >>
lmmjvsd
29 30 31 1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 1 2 3 4

See all events

(English) Take our chocolate list with you

(English) Food Empowerment Project's Chocolate List is available as a free app for your smart phone (or see our chocolate list webpage).

Take a moment to download the app:

Get it on Google Play Download_on_the_App_Store_Badge_US-UK_135x40_0824